Nueva York celebra un Orgullo virtual, pero miles salen a la calle

Nueva York celebra su día del Orgullo LGTBI+ este domingo con un evento oficial eminentemente virtual, pero miles de personas han salido a la calle para reivindicar los derechos de esta comunidad en una marcha alternativa y también divertirse, aprovechando el reciente fin de las restricciones contra la covid-19.

La Gran Manzana, que en 2019 cuando fue sede del World Pride acogió el desfile más multitudinario del mundo, con 150.000 participantes y cuatro millones de visitantes, optó de nuevo por la prudencia en el contexto de la pandemia al ofrecer un programa retransmitido por internet con actuaciones, entrevistas y contenidos informativos.

Un pequeño grupo de 200 representantes de colectivos que buscan el progreso en los derechos de gays, lesbianas, bisexuales y transexuales desfilaron por el Bajo Manhattan a mediodía entre un público que vitoreaba con ánimo festivo y ondeando banderas arcoíris, pero en todo caso lejos de las aglomeraciones habituales en otros años.

DÍA DE REIVINDICACIÓN

No obstante, por la tarde muchos neoyorquinos decidieron acudir a la Queer Liberation March creada hace tres años por Reclaim Pride, una coalición de grupos activistas que busca recuperar el “espíritu” reivindicativo del movimiento nacido tras los disturbios de 1969 en el icónico bar gay Stonewall Inn del Greenwich Village.

Uno de sus organizadores, Blake Roberts, dijo a Efe en el céntrico Bryant Park, el punto de partida, que se esperaban hasta 50.000 personas en la marcha y destacó su impacto: “Hemos ganado la atención en el Orgullo, toda esta gente busca celebrar pero también sentirse segura, con menos policía y sin corporaciones”.

Entre banderas de colores, carteles, figuras de cartón y música se encontraba la ecuatoriana Jessica Guamán, quien con su organización Hope For TGNC trabaja para dar “asesoría legal” y ayuda a mujeres transexuales y migrantes LGTB, sobre todo de Centroamérica, cuando “salen de centros de detención”, explicó.

Apoyando a este colectivo y con un letrero proclamando el orgullo “dos espíritus” -concepto utilizado por culturas indígenas-, una persona que se identificó como Fabi señaló que acudía por primera vez a este evento para reconocer también “el esfuerzo de nuestros ancestros por la liberación”.

REAPERTURA CON ORGULLO

Nueva York, que tiene uno de los niveles de vacunación contra el coronavirus más altos de EE.UU., retiró las restricciones contra los contagios a principios de junio y este fin de semana ha vivido una vuelta a normalidad muy ansiada por sus ciudadanos, que pueblan las terrazas de los restaurantes, los bares y locales nocturnos.

El pistoletazo de salida del Orgullo fue una actuación sorpresa de la diva del pop Madonna el pasado jueves en una conocida discoteca del barrio de Meatpacking District, que se llenó hasta arriba de fans hasta tal punto que cientos de personas se quedaron esperando a las puertas, según reportaron medios locales.

“Estamos aquí para celebrar a nuestros hermanos y hermanas LGBTQ+, apoyar algunas iniciativas Queer increíbles, declarar abierto el fin de semana del orgullo en NY y el retorno de la ciudad de Nueva York”, dejó caer la cantante en sus redes sociales esa misma tarde, causando furor.

UN EVENTO REDUCIDO

La organizadora oficial de la ciudad, Heritage of Pride, descartó por segundo año consecutivo el tradicional gran desfile con carrozas y en su lugar impulsó una “muestra” de lo que era la marcha, según sus representantes, confiando en un centenar de negocios para ofrecer “pop-ups” (experiencias efímeras) de celebración.

El lema ha sido “La lucha continúa” y los embajadores, frente a las celebridades elegidas años anteriores, han sido activistas como Ceyenne Doroshow, que dirige GLITS, una ONG de apoyo a personas trans negras, o Wilson Cruz, el primer actor gay que interpretó a un personaje homosexual en una serie (“My So Called Life”).

Pese a todo, este evento auspiciado por las autoridades y patrocinado por grandes corporaciones ha vuelto a ser objeto de polémica por su decisión de rechazar la participación de miembros LGTBI+ uniformados de la Policía a partir del año que viene y hasta 2025, a raíz del debate nacional sobre la brutalidad policial.

Por su parte, la Liga de Acción de Policías Gays de Nueva York (GOAL, por su sigla) ha expresado su decepción por que los agentes sean excluidos de la celebración oficial y ha reivindicado sus casi 40 años de trabajo para mejorar la inclusión en el Cuerpo y las relaciones con la comunidad.

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Ultimos

Leave a Comment